Somo: Modelo Turístico de Surf Internacional

Somo, Ribamontan al Mar

 

Si practicas surf es posible hayas oído hablar de Pichilemu (Chile), de Tagazhout (Marruecos) o de Guinea Ecuatorial con sus playas y olas. Lo que comparten estas tres localizaciones es que ocupan la categoría de destinos emergentes en el deporte de surcar las olas.

 

Lo que resulta muy sorprendente es que todas ellas se han inspirado en un mismo sitio para desarrollar el negocio asociado al surf. Se trata de Somo (Cantabria).

 

“Desde hace unos años hemos apostado por el turismo deportivo y por el surf, y los resultados están a la vista. Tenemos más turistas, lo que ha generado más puestos de trabajo en el municipio”, afirma Francisco Asón, alcalde de Ribamontán al Mar.

 

Este pequeño municipio, que pertenece al Ayuntamiento de Ribamontán al Mar y se localiza en la Bahía de Santander, disfruta el título de ser uno de los destinos imprescindibles de los surferos españoles. Pero el surf es más que una religión en Somo y Ribamontán, es el principal negocio del municipio.

 

“Desde hace unos años hemos apostado por el turismo deportivo y por el surf, y los resultados están a la vista. Tenemos más turistas, lo que ha generado más puestos de trabajo en el municipio”, afirma Francisco Asón, alcalde de Ribamontán al Mar.

 

Esta zona costera suma 12 kilómetros de playas y 4.000 plazas de alojamiento, casi tantas como habitantes (4.500). Los resultados que cita el alcalde hablan por sí mismos. El año pasado, el surf produjo un negocio de 4,1 millones en Ribamontán, generó empleo para 141 personas y atrajo a 15.000 turistas, de los que el 18% fueron extranjeros.

 

La apuesta de este municipio no es el surfista de élite, sino el turismo familiar ligado a este deporte, lo que explica que en una localidad tan pequeña existan un total de 18 escuelas de surf.

 

Este es además un turismo más masivo (profesionales hay pocos, aficionados muchos) y con un mayor gasto asociado a su viaje: hoteles, restaurantes, formación, equipamiento, etc. Ribamontán tiene 22 hoteles, 10 apartamentos turísticos, 20 alojamientos rurales, 4 campings, 32 restaurantes, 34 bares, 8 tiendas de surf, 7 surf houses, 2 talleres de tablas… Esta es precisamente la riqueza y el modelo que ha hecho que se quiera copias su modelo a más de 8.000 kilómetros de sus playas.

 

Playa de Somo

 

Chile, el primer interesado

 

El primer país que se interesó por el modelo de negocio del surf en Somo fue Chile, hace ahora justo dos años. “Tenían un proyecto tan grande que el Ministerio de Turismo de Chile desarrolló una misión comercial para venir a Europa y analizar casos de éxito ligados a este deporte. Una de las empresas con las que contactaron para organizarles las visitas era catalana y fue esa firma la que les recomendó venir a Somo”, afirma Francisco Asón.

 

En total fueron 8 personas las que estuvieron 3 días en Somo. “Descubrieron que lo interesante no es sólo tener playas con grandes olas, sino también medianas y pequeñas porque la mayoría de los turistas que mueve este deporte son de iniciación no expertoS”, afirma el regidor de Ribamontán. La delegación chilena mostró especial interés por las infraestructuras del municipio y, en especial, por su centro de surf, un edificio que actúa a modo de oficina de turismo ligado a este deporte.

 

Marruecos y Guinea, en una fase más inicial

 

La delegación del Ministerio de Turismo de Marruecos visitó Somo en mayo del año pasado. “Notamos muchas diferencias con los chilenos porque tenían menos conocimientos y estaban más perdidos, pero tienen una zona de olas muy buena que se llama Tagazhout y querían sacarle provecho. Nos contactaron a través del Gobierno de Cantabria y estuvieron aquí dos días”.

 

Dicho eso, su problema era parecido al de Pichilemu: recibían mucho profesional del surf pero no familias. Las tres personas que encabezaron esta delegación se interesaron sobre todo por visitar a empresarios de negocios relacionados con el surf y hoteleros sobre todo. “Les dieron consejos muy sencillos que son muy valorados por los turistas. Cosas tan básicas y sin coste, como habilitar zonas en los hoteles donde dejar o limpiar las tablas son importantes”, sostiene Francisco Asón.

 

La última visita, hace apenas tres meses, ha sido la del Ministerio de Turismo de Guinea Ecuatorial, cuya delegación estuvo encabezada por la propia ministra. “Fue más parecida a la visita de Marruecos que a la de Chile porque en Guinea tienen todo por hacer para explotar este negocio. Han visto que se les presentan europeos a surfear en sus playas y creen que pueden aprovechar este tirón”, explica Asón.

 

La delegación africana, derivada hasta Somo también por el Gobierno cántabro, estudió las empresas que genera este deporte, como restaurantes, tiendas, escuelas, hoteles… “Todavía no sabemos cómo implementarán lo que vieron, si es que lo hacen, pero cogieron ideas sobre cómo desarrollar el negocio ligado al deporte”, dice el alcalde. En lo referido a subirse a la ola económica del surf Somo parece ser una referencia. (Fuente: Diario Expansión)

 

Deja una Respuesta