Mike Coots es sinónimo de superación

Mike Coots
Foto: dailytelegraph.com.au

 

Mike Coots es sinónimo de superación, este surfista y fotógrafo hawaiano tiene una historia que mostrar al mundo y que todos debemos conocer.

 

Con tan solo 17 años de edad sufrió el ataque de un tiburón tigre que le arranco su pierna derecha mientras hacia surf en su Hawaii natal.

 

Fueron sus amigos los que tuvieron que recatarle y practicarle un torniquete con el propio invento, para que de esta manera pudiera salvar su vida.

 

Durante su recuperación Mike tuvo tiempo de sacar muchas cosas en claro. La primera es que volvería hacer surf y que no culparía a los tiburones de lo sucedido.

 

“Básicamente volví al mismo lugar. Y no fue sólo para decir ‘Oh, yo tengo que volver sobre el caballo`, sino porque las olas eran buenas en ese lugar, así que retomé mi primera marea allí mismo, en la misma playa”

 

La segunda es que con el tiempo en cama pudo descubrir un nuevo hobbie, la fotografía, que ahora forma parte de su estilo de vida y que le permite ganarse la vida con ello, entre otras cosas.

 

Tras su recuperación y ya en marcha de nuevo, Coots se negó a tirar la toalla y decir adiós a sus sueños.

 

Su nueva vida como persona discapacitada le ha llevado a trabajar con la empresa líder en prótesis innovadoras para las actividades acuáticas y deportivas (Össur).

 

Sus fotografías de surf y naturaleza le han dado notoriedad a nivel mundial, dejando tras de si un gran número de seguidores en plataformas digitales, además de ser presentado en medios de todo el mundo.

 

Ha viajado a la ONU y al Capitolio de los Estados Unidos de América para hablar de la conservaciones de los tiburones, una causa que apoya gracias a la ONG: Piew Environmet Group.

 

“Para ayudar a los tiburones … valió la pena perder una extremidad solo por eso. Y para ayudar a otros amputados y niños que están lidiando con la pérdida de una extremidad, me siento realmente bendecido. Si quieres hacer algo, no te preocupes por lo que te diga la gente. Si crees que puedes hacerlo, hazlo”

 

Mike Coots
Foto: surfer.com

 

La mayoría de los personas estarían agradecidas de haber sobrevivir simplemente. Muchos valorarían los pequeños momentos del día a día. Pero Mike Coots quería más…

 

Y no solo para él, sino también para los tiburones, incluido el tiburón tigre que se llevó su pierna.

 

Cuando perdió su extremidad, supo que la vida no sería lo mismo. Y sabía que tenía suerte de estar vivo, a pesar de las posibles dificultades con el síndrome de Estocolmo.

 

Sin embargo, también sabía que era más afortunado de vivir en un lugar donde las prótesis y la aceptación estaban fácilmente disponibles.

 

En muchas regiones del mundo, los que sufren la pérdida de una extremidad no reciben un trato tan amable.

 

Mike Coots agradece haber sobrevivido y aprecia los pequeños momentos que hacen el día a día, pero también se esfuerza por marcar la diferencia, siendo una referencia para aquellos que no son tan afortunados.

 

 

Deja una Respuesta